Motivación diaria > Artículos motivación deportistas

5 consejos de motivación para hacer ejercicio y mantener la motivación

Contenido

«La motivación te lleva a empezar, pero el hábito te mantiene en marcha» – Jim Ryun.

¿Te has encontrado alguna vez lleno de entusiasmo por comenzar una nueva rutina de ejercicio, solo para ver cómo esa motivación se desvanece con el tiempo? No estás solo. La motivación es una fuerza poderosa, pero también es volátil y puede desaparecer rápidamente si no sabemos cómo gestionarla correctamente. En este artículo, descubrirás cinco consejos clave para no solo iniciar, sino también mantener tu motivación para hacer ejercicio y crear una rutina duradera que beneficie tu salud y bienestar.
Comprender la importancia de la motivación interna y externa, aprender a tomar acción sin esperar el impulso de la motivación, y transformar esos momentos iniciales de entusiasmo en hábitos sólidos, son estrategias esenciales que te ayudarán a mantenerte en movimiento. No se trata solo de alcanzar un objetivo final, sino de disfrutar y crecer durante todo el proceso. Siguiendo estos consejos, estarás en el camino correcto para una vida más activa y saludable.
consejos de motivación para hacer ejercicio y mantener la motivación

Consejos de motivación para realizar ejercicio

1. Utiliza Motivación Interna y Externa

La motivación no solo proviene de nuestro interior. Puede ser desencadenada por factores externos también. La motivación interna nace de la satisfacción personal y el disfrute que sentimos al hacer ejercicio, mientras que la externa puede surgir de recompensas externas, como comprarse un nuevo atuendo deportivo después de una semana de ejercicios constantes. Identificar y enfocarse en ambos tipos de motivación puede ser de gran ayuda.

2. No Confíes Solo en la Motivación, Úsala a tu Favor

La motivación es más efectiva para mantenernos en marcha una vez que ya hemos comenzado, no tanto para empezar. Es crucial verla como una fuente de energía que nos impulsa durante las primeras etapas de una nueva rutina de ejercicio, pero no como el catalizador inicial. Empieza con acciones concretas y deja que la motivación te ayude a continuar.

3. Oblígate a Tomar Acción

No esperes a sentirte motivado para empezar a hacer ejercicio. En lugar de eso, crea condiciones que te obliguen a actuar. Esto puede ser tan simple como agendar tus sesiones de ejercicio en tu calendario o inscribirte en una carrera. Al hacerlo, estás estructurando tu entorno de manera que limita la posibilidad de evitar el ejercicio.

4. Supera la Motivación y Crea Hábitos

La verdadera meta es hacer del ejercicio un hábito. Al igual que no necesitamos motivación para cepillarnos los dientes, el ejercicio puede convertirse en una rutina diaria sin necesidad de un esfuerzo consciente constante. La motivación es solo una fase transitoria que nos ayuda a cambiar de un estado de comportamiento a otro. Una vez que el ejercicio se convierte en hábito, la motivación deja de ser necesaria.

5. Enfócate en el Crecimiento, No Solo en el Resultado

Muchas veces perdemos la motivación porque nos centramos demasiado en un resultado específico. Si el objetivo parece inalcanzable, nuestra motivación puede desvanecerse. En lugar de eso, enfócate en el proceso y en el aprendizaje continuo. Como dijo Kobe Bryant, la clave es jugar para aprender y mejorar. Al hacerlo, siempre tendrás una razón para mantenerte motivado.

Adoptar estos consejos puede transformar tu perspectiva sobre la motivación y ayudarte a mantener una rutina de ejercicios sostenible y efectiva. Recuerda que la motivación es solo el comienzo; es la consistencia y la formación de hábitos lo que realmente hará la diferencia en tu camino hacia el bienestar físico.

Conclusión

«El éxito es la suma de pequeños esfuerzos repetidos día tras día» – Robert Collier.

La motivación es una herramienta poderosa para empezar, pero la clave para mantener una rutina de ejercicio a largo plazo reside en cómo la gestionamos y la transformamos en hábitos duraderos. Utilizar tanto la motivación interna como la externa nos permite tener una fuente constante de inspiración y energía. Recuerda que la motivación puede venir de la satisfacción personal y de recompensas externas; aprende a aprovechar ambos tipos para mantener el impulso.

Es crucial no depender únicamente de la motivación para comenzar. Tomar acción proactiva y crear un entorno que te obligue a actuar puede ser el primer paso hacia una rutina exitosa. Inscribirse en una clase, agendar tus sesiones de ejercicio y establecer compromisos son formas efectivas de asegurar que tomes acción, incluso cuando la motivación no esté presente.

Superar la fase inicial de la motivación y transformar el ejercicio en un hábito es fundamental. Cuando el ejercicio se convierte en parte de tu rutina diaria, ya no necesitas depender de la motivación para mantenerte activo. Establecer hábitos sólidos requiere tiempo y consistencia, pero es el verdadero secreto para una vida activa y saludable.

Enfocarse en el crecimiento continuo en lugar de solo en los resultados también es esencial. Disfrutar del proceso, aprender y mejorar continuamente te mantendrá motivado a largo plazo. Como dijo Kobe Bryant, jugar para aprender y mejorar es la clave para mantener una motivación constante.

Adoptar estos cinco consejos puede transformar tu relación con el ejercicio y ayudarte a crear una rutina sostenible y efectiva. Recuerda que la motivación es solo el comienzo; la consistencia y la formación de hábitos son lo que realmente marcará la diferencia en tu camino hacia el bienestar físico. Con esfuerzo y dedicación, estarás en el camino hacia una vida más saludable y activa.

Preguntas frecuentes

Algunos consejos prácticos incluyen establecer metas claras y alcanzables, programar tus entrenamientos como si fueran citas importantes, elegir actividades que disfrutes, encontrar un compañero de ejercicio para mantenerte responsable, y recordar siempre los beneficios a largo plazo del ejercicio para tu salud física y mental.
Para superar la falta de motivación en días difíciles, puedes recordar tus objetivos a largo plazo, visualizar los beneficios que obtendrás, hacer ejercicios más cortos o menos intensos en lugar de saltarte el entrenamiento por completo, y utilizar recompensas como incentivo para completar tu rutina. A veces, simplemente comenzar con una pequeña acción, como ponerse la ropa de entrenamiento, puede ayudarte a entrar en el estado de ánimo adecuado.
Para mantener la motivación a largo plazo, es importante variar tu rutina para evitar el aburrimiento, establecer una mezcla de metas a corto y largo plazo, celebrar tus logros regularmente, buscar inspiración en historias de éxito de otros, y mantener una actitud positiva hacia el ejercicio. Además, escuchar música motivante o seguir clases en línea puede hacer que tus entrenamientos sean más divertidos y estimulantes.

La newsletter de motivación que estabas buscando

Nuestro correo electrónico de todos los lunes te trae la motivación y ejercicios necesarios para empezar con buen pie la semana y con ganas de comerte el mundo.

La motivación que necesitas para empezar con fuerza la semana.

«Para garantizar el cumplimiento del RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y asegurar la seguridad de tus datos, te informamos que al dejar tu correo aceptas nuestra política de privacidad, tus datos serán almacenados en substack, un proveedor de email marketing que también cumple con el RGPD. Esto significa que tus datos estarán protegidos y respaldados por la ley.»

Más artículos de motivación para deportistas